La Guerra de Sucesión Austriaca

1740-1748

Austria Alemania
1748da.gif (43756 bytes)

Dragón, Rgto. De Ligne

Austria 1748

1740iale.gif (22748 bytes)

Oficial, Rgto. Infantería de von Diepenbroik

Schwarzburgo 1740

Holanda Francia
1750zapb.gif (19904 bytes)

Zapador, Guardia de a pie

Países Bajos 1750

beauffre.gif (24375 bytes)

Soldado, Dragones de Beauffremont

Francia 1740

España Nápoles
saboya.gif (44371 bytes)

Abanderado, Rgto. de Infantería Saboya

España 1748

1740gena.gif (22168 bytes)

General

Nápoles 1740

En 1740 fallece el Emperador de Austria Carlos VI. Su falta de herederos masculinos motivó la derogación, en 1713, de la Ley Sálica que impedía a las mujeres suceder en el Trono. Aunque dicha derogación fue admitida por los principados alemanes integrados en el Sacro Imperio Romano Germánico, y por el resto de las potencias europeas, la proclamación de su hija María Teresa como emperatriz de Austria disgustó a otro pretendiente. El príncipe Elector de Baviera, Carlos Alberto, casado con una hija del Emperador José I, hermano mayor de Carlos VI, reclamó el trono.

En favor de las pretensiones bávaras se pronunciaron Prusia, Francia, España, Suecia, Polonia y varios estados alemanes e italianos.

En favor de María Teresa se pronunciaron Sajonia, Inglaterra, Rusia, Holanda y otros estados alemanes e italianos.

La guerra comenzó con la invasión prusiana de la Silesia austriaca. Simultáneamente el Elector de Baviera invade Bohemia y ocupa Praga donde es proclamado emperador con el nombre de Carlos VII. Estas primeras fases de la guerra demostraron la falta de coordinación entre los distintos grupos de partidarios de unos y otros, de forma que cada país actuaba en defensa de sus intereses sin una estrategia común.

Pronto Prusia abandona la guerra al serle reconocida por Austria la posesión de Silesia. La marcha de Prusia de la guerra permitió a los austriacos y rusos penetrar en Baviera y Bohemia obligando a los bávaros a pedir la paz. Sin embargo Francia y España avanzaban peligrosamente en las posesiones austriacas en Flandes e Italia lo que obligó a los aliados austriacos a formar la Liga de Worms.

Como respuesta Francia y España firmaron el Segundo Pacto de Familia. Francia lo hizo para debilitar a Inglaterra y Austria, sus rivales más directos por la hegemonía en Europa; España, para intentar recuperar sus posesiones en Europa perdidas tras la Guerra de Sucesión Española.

En el frente occidental las victorias francesas fueron importantes. Las batallas más importantes fueron las de Mollwitz (1741), Wettingen (1743), y Hohenfriedburgo (1745).

Sin embargo, en Lombardia, la guerra favoreció a los aliados austriacos. Sólo la entrada otra vez en guerra de Prusia y la victoria hispano napolitana en Valletri (1744) permitieron equilibrar la guerra en ese frente.

La muerte de Carlos VII provocó el fin de la guerra al desaparecer uno de los pretendientes al trono austriaco. El resultado fue el mantenimiento del "status quo" europeo salvo para Prusia que consolidaba su dominio sobre Silesia y se convertía en una gran potencia militar.