Grandes Navíos de Línea

 

A mediados del siglo XVII se producen dos fenómenos que revolucionarían el arte de la guerra en el mar.

En primer lugar, las marinas de guerra adoptan la disposición de línea de combate como medio de afrontar las batallas lo que supone un cambio táctico que da nombre a los grandes buques de la época, los "Navíos de Línea ". Para lograr esto era preciso que todos los buques que componían la línea pudieran desarrollar la misma velocidad, fueran igual de maniobreros y dispusieran de suficiente armamento.

En segundo lugar, las renovaciones técnicas permiten barcos más grandes y mejor artillados. Se adopta el sistema de doble cuaderna que confería al armazón mayor resistencia y el doble armazón, llegando el grosor de los costados, con frecuencia, a 60 cm; a principios del siglo XVIII se generaliza en Europa el timón de rueda, en lugar de la barra horizontal como medio de gobierno del navío; se comienzan a utilizar también las bombas de achique y el aparejo se estandariza suprimiendo algún tipo de velas y creando otros como el estay. El desplazamiento oscilaba entre las 1.200 TM, en los de 3ª clase, hasta las 4.000 TM en los mayores.

Los navíos de línea eran la fuerza principal de una escuadra. Disponían de dos o tres baterías de cañones situadas en las cubiertas, lo que le otorgaba un gran poder ofensivo, pero como contrapartida, eran lentos y de maniobra complicada.

Se clasificaban en tres partes. Los de primera clase armaban entre 98 y 120 cañones en tres baterías, con la excepción del mayor navío de línea construido, el Santísima Trinidad de la Real Armada Española, con 140 cañones en cuatro baterías. Los de segunda clase portaban entre 74 y 98 cañones en dos o tres puentes según su desplazamiento. Los de tercera clase, con dos puentes, llevaban de 60 a 74 cañones de diversos calibres.

La historia de los siglos XVII y XVIII no se entendería sin hablar de las carreras navales entre las mayores potencias de la época. Durante el siglo XVII, Inglaterra y Holanda se disputaban el dominio del Mar del Norte. La mayoría de los enfrentamientos entre holandeses e ingleses se saldó con triunfos de los primeros. En el siglo XVIII, la carrera naval se disputó entre Francia, Inglaterra y España. Esta última realizó un gran esfuerzo constructor durante el reinado de Carlos III gracias al Marqués de la Ensenada. A finales del siglo XVIII Inglaterra tenía más de 200 navíos de línea; Francia, 86 buques de esta clase que eran más robustos y más manejables que los Ingleses. España, 78 navíos, se decantó por buques de línea más robustos y grandes, a caballo entre Francia e Inglaterra, cuyo máximo exponente es el "Santísima Trinidad ", el más poderosamente armado y el único con cuatro baterías.

De esta época data el principio instaurado en la marina británica (Two Powers Standard) según el cual la marina británica debería ser igual que las otras dos siguientes juntas. Este principio terminó con el tratado de Washington en 1922 donde se vio obligada a aceptar la paridad con EE.UU.

Ver Trafalgar por Miguel Ángel García


Ver Imagen

Royal Sovereign

Nación: Inglaterra

Construcción: 1654

Desplazamiento: 1.637 toneladas

Eslora: 71 metros

Armamento: 106 cañones en tres puentes. 36 de 42 libras, 32 de 24 libras, 22 de 18 libras y 16 de 12 libras.

Tripulación: 780

Construido por encargo de Carlos I de Inglaterra y denominado inicialmente Sovereing of the Seas, era un navío de tres puentes de primera clase con más de 100 cañones y ricamente ornamentado en el alcázar. Presentaba, no obstante, problemas de estabilidad por lo que fue sometido a amplias reformas y transformado en un navío de dos puentes artillado con 100 cañones pasando a llamarse Royal Sovereing. Se situaron los cañones más pesados en la cubierta inferior para aumentar la estabilidad. El 10 de julio de 1690 participó en la Batalla de Beachy Head contra la flota francesa del Almirante Conde de Tourville donde trabó combate sucesivamente con tres navíos franceses de 60 cañones que le causaron severas averías obligando al Almirante inglés Herbert a retirarse. Se perdió en un incendio en 1696.


Ver Imagen

Soleil Royal

Nación: Francia

Construcción: 1669

Desplazamiento: 1.630 toneladas

Eslora: 61 metros

Armamento: 106 cañones en tres puentes. 36 de 42 libras, 28 de 24 libras, 26 de 18 libras y 16 de 9 libras

Tripulación: 836

El Navío de tres puentes de primera clase Soleil Royal fue uno de los más grandes buques franceses del siglo XVII. En su construcción se tuvo en cuenta el tipo de misiones y los lugares donde navegaría para seleccionar las maderas. En 1690 izaba la insignia del almirante Tourville en la primera de una larga serie de batallas navales entre Francia e Inglaterra. Su velamen era de los más complejos de la época, y constaba de 10 velas cuadradas, incluida cebadera y contracebadera en el Bauprés, y una gran vela latina en el palo de Mesana. Participó en las batallas de Bevéziers (1690) y Barfleur (1692) donde hizo frente a tres adversarios poderosamente armados. Aunque la victoria fue francesa, el Soleil Royal encalló cerca de Cheburgo, y fue hundido por un brulote inglés, que lo incendió.


Ver Imagen

Protecteur

Nación: Francia

Construcción: 1760

Desplazamiento: 1.600 toneladas

Eslora: 56 metros

Armamento: 74 cañones en dos puentes. 30 de 24 libras, 30 de 12 libras y 14 de 8 libras.

Tripulación: 676

El Protecteur era un bajel de dos puentes de segunda clase que formaba parte de la Escuadra del Almirante Conde D'Estaing en su misión de apoyo a los colonos americanos durante la Guerra de Independencia de los EE.UU. EN 1778 la flota francesa se encontró frente a la isla caribeña de Granada con una escuadra inglesa mandada por el Almirante Byron. El combate se saldó con una victoria francesa al perder los ingleses tres navíos y huir aceleradamente. En el transcurso de la batalla, el Protecteur desarboló al inglés Cornwall. Tras la batalla fue modificado y su vida duró hasta 1784.


Ver Imagen

Victory

Nación: Inglaterra

Construcción: 1765

Desplazamiento: 3.225 toneladas

Eslora: 69 metros

Armamento: 106 cañones en tres puentes. 32 de 42 libras, 30 de 24 libras, 30 de 12 libras, 12 de 12 libras y 2 carronadas

Tripulación: 850

El navío de tres puentes de primera clase Victory fue construido de manera similar al San Felipe. Era el quinto en portar ese nombre en la marina inglesa. Para la quilla se utilizó madera de olmo de medio metro de espesor y para el armazón madera de encina inglesa. El tablazón interno y externo era de encina del Báltico y cada uno de ellos estaba formado por tres estratos de 12 cm de espesor. Durante trece años permaneció en puerto a causa de los problemas de la corrosión de la madera del casco. En 1778 participó en la batalla contra la flota francesa del Almirante Ushant. En 1780 se forró su carena con 3.923 placas de cobre para evitar la acción corrosiva de los moluscos. El peso del forro era de 17 toneladas. En 1805 era el buque insignia del Almirante Nelson durante la Batalla de Trafalgar. Durante un ataque al Bucentaure francés y al Santísima Trinidad español, fue herido de muerte Nelson. El disparo que causó su muerte procedía del navío francés Redoutable. Actualmente es un museo flotante en el dique 2 de Portsmouth. Su historia no es tan brillante como dice la leyenda.


Ver Imagen

Alexander Newsky

Nación: Rusia

Construcción: 1824

Desplazamiento: 3.200 toneladas

Eslora: 70 metros

Armamento: 116 cañones en tres puentes. 40 de 32 libras, 36 de 24 libras, 32 de 18 libras y 8 de 9 libras

Tripulación: 754

El Alexander Newsky fue uno de los últimos navíos de línea construidos y el mayor buque ruso de la época. Este bajel de línea de primera clase y tres puentes, representa la estética de los últimos señores de vela. Su formas aparecen despojadas de aparatosas estructuras y su alcázar de popa prescinde de complejas ornamentaciones. Durante siglos, Rusia aspiraba a ser una potencia naval con puertos abiertos al Báltico y al Mediterráneo. Por eso, durante el siglo XVIII, emprendió las grandes campañas contra los suecos en el Báltico, en tiempos del Zar Pedro I. Aseguradas sus bases en el norte, a finales del siglo comenzó sus luchas con el Imperio Otomano para lograr la conquista de Estambul, la antigua Constantinopla bizantina, de quienes los zares rusos se consideraban sucesores, y la liberación de los pueblos eslavos en manos del Islam. El objetivo se cumplió, a medias, con ocasión de la Guerra de Independencia de Grecia. En 1824, una flota combinada franco-ruso-inglesa, en apoyo de los griegos, entraba en combate con la flota turco-egipcia en Navarino. Este fue una batalla sangrienta que acabó con el poder naval otomano y en la que el Alexander Newsky tuvo un papel destacado. En el combate dañó y capturo al buque insignia turco, único barco de esta flota que se rindió. La mayoría de los demás pereció en el combate después de causar severos daños a la flota aliada. Rusia, tras una guerra por su cuenta con Turquía, logró por primera vez penetrar en la historia del Mediterráneo como potencia naval.

© 1999- Francisco José Díaz y Díaz y Luis Alberto Gómez Muñoz. León. España